Turismo

 

 

Rural

 

Rural

 

 

Tourism

 Ermitas:

 

San Felices de Los Gallegos tiene una larga tradición religiosa que se refleja en las numerosas ermitas que tuvo a lo largo de su historia: Rocamador, La Misericordia, Santa Ana, Santa Lucía, San Albín, Santa Bárbara, de los Remedios, San Sebastián, San Antón, San Félix, San Gregorio... Sabemos de su existencia por diversas referencias documentales.todavía en nuestros días en todas sus celebraciones y festejos. Fruto de esta tradición son las numerosas piezas arquitectónicas dedicadas al culto, entre ellas las diferentes ermitas, destacando la Ermita de Ntra. Sra. del Rosario y la Ermita de Jesús Nazareno. En una de las entradas principales de la villa encontramos la más antigua y la que goza de mayor devoción religiosa, la Ermita de Jesús Nazareno, datada en el siglo XVI y levantada sobre la antigua ermita de la Santa Vera Cruz. Ermita de una sola nave y planta rectangular con contrafuertes en los laterales, sus muros son de sillería de granito y a los pies de la misma se cobija el acceso bajo un gran atrio con arcos de medio punto y bóveda de aristas. En su interior, la imagen de Jesús Nazareno destaca por su asombrosa realidad. En la portada aparecen escudos con los emblemas de la Vera Cruz y del Nazareno. En ella se siguen organizando las fiestas de Santa Cruz, el primer fin de semana de mayo, siendo un tradicional lugar de llegada y acogida a los peregrinos, venidos todos los años incluso del vecino Portugal. En uno de los laterales se sitúa el cementerio de San Felices. Dentro del casco urbano, accederemos a la Ermita de Ntra. Sra. del Rosario, que data del siglo XVIII y fue fundada bajo la advocación de Ntra. Sra. de La Luz. Es de una sola nave, con planta en forma de cruz latina y ábside y brazos rectangulares. El crucero se encuentra cubierto con una bóveda circular sobre pechinas rematada por una pequeña linterna. La espadaña se sitúa sobre la fachada principal, a modo de remate de un frontón neoclásico. Toda la iglesia está enfoscada en cemento rugoso, excepto la fachada principal, que es de sillería. En ella se abre la portada de acceso con sillares labrados y un dintel moldurado con formas neoclásicas.



Edificios singulares:



Los edificios de carácter civil tienen en San Felices una gran importancia, dada su antigüedad y en la mayoría de los casos su buena conservación. Cercano a una de las entradas principales de la villa encontraremos La Alhóndiga, antiguo granero de los Duques de Alba y actualmente Casa de la Cultura, que fue edificada en 1587 por Rodrigo de La Gándara y Sebastián Morgado en sillería de granito muy bien cuadrada. Ya en la plaza mayor tenemos dos dignos representantes de edificaciones civiles, la Casa Consistorial, construida en el siglo XVI y sede del Ayuntamiento, es una construcción con fachada sostenida por siete columnas monolíticas sin basas y capiteles con golas en los laterales a la manera de zapatas, cuyo segundo cuerpo muestra cuatro grandes balcones con marco moldurado en cantería. El interior del edificio alberga también la cárcel, con banco corrido, chimenea y letrina. En ella se encuentra una inscripción que reza “Carolus IV/1791”, indicando el momento de terminación de la obra. El contrato se firmó en junio de 1790 con el arquitecto José Francisco Pereira y otros dos compañeros suyos que siguieron en todo el plan y condiciones dadas de nuevo por Manuel Martín. Frente a la Casa Consistorial, en el otro lado de la plaza podemos admirar la Casa de los Mayorazgos, construida en el siglo XVI, aunque sus escudos heráldicos han sido colocados en un momento posterior. Por último, hay que citar las casas de fachadas también de cantería que se distinguen en el ala oeste de la plaza, con bellas balconadas de madera adornadas de celosías, que remiten a la primera mitad del XVI, así como la casa de los Señores del Ron, entre otras.Entre las obras ya desaparecidas hoy en día, tuvieron en su día gran importancia el hospital y ermita de Rocamador cuyo origen databa del siglo XV, y el hospital y ermita de la Misericordia, fundado sobre las casas que cedió el clérigo Pedro del Corral en 1567. Su edificio, que ha pervivido, tiene una entrada en arco de medio punto de grandes dovelas de finales del siglo XVI, pues no en vano poco después se le citaba como hospital nuevo. Durante la Guerra de Sucesión pasó a ser hospital de militares y como tal se le denominó.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© mesadelconde.com, Las Arribes del Águeda, S.L.,