Turismo

 

 

Rural

 

Rural

 

 

Tourism

Museo del Aceite

"El Lagar del Mudo" y

           Museo de La Cantería

El Museo del Aceite “El Lagar del Mudo” está instalado en el casco urbano de san Felices, dentro del que fue antiguo pajar del molino en el siglo XVIII. En él se explica, a través de unos sencillos murales la historia del olivo y del aceite. También se exponen objetos relacionados siempre con el aceite y sus usos; entre los que destacan vasijas de aceite, una muela del año 1868, auténticos candiles que un día utilizaron los lagareros, cestas de mimbre e incluso una tartana, así como antiguas piedras islámicas, lámparas púnicas y otros objetos de gran valor histórico relacionadas con el preciado jugo de la aceituna. La muestra recorre detenidamente el paso de la aceituna hasta convertirse en aceite a través de diferentes salas, desde el patio, donde se depositaba la aceituna en las “lagaretas”, pasando por su prensado y extracción en el molino (excelentemente restaurado), hasta su conservación en las tinajas. El museo, que ha recibido ya la visita de más de treinta mil personas, explica de un modo muy práctico y atractivo cómo se elaboraba el aceite de oliva antiguamente. “El Lagar del Mudo” posee la prestigiosa Medalla Europa Nostra 2002 concedida en Bruselas por su excelente restauración y conservación del Patrimonio, medalla que compartió el mismo año con la Catedral de Vitoria. Posteriormente, en el año 2004 en Croacia, se volvió a otorgar otro destacado premio al Museo. "El Lagar del Mudo" es socio fundador de Olearum (Asociación Nacional de la cultura y el Patrimonio del Aceite), Asociación con la que ha participado ya en numerosos eventos y congresos. También en el casco urbano de la villa, podremos disfrutar con la visita a otro interesante museo: el Museo de la Cantería. El atractivo museo muestra en tres plantas todo el camino que recorre el granito en el espacio y el tiempo, desde su origen en el interior de la tierra hasta su destino en cualquiera de las edificaciones. La planta baja se centra en la identidad del granito, su formación hace millones de años, los distintos tipos existentes en derredor y las canteras de donde se extraen, acercándote a este Patrimonio Geológico a través de los diferentes vestigios arquitectónicos de granito que existen en el pueblo elaborados por sus canteros, un oficio muy arraigado en esta localidad a principios del siglo XX. Esta primera dependencia está presidida por una reproducción de un verraco de granito, de la época de Los Vacceos (200 años a.C.) y por los diferentes tipos de piedra granítica que se utilizaban para todo tipo de construcciones: Pesebres, pilas romanas, capiteles, dinteles, chozas pastoriles o fuentes son algunos ejemplos que se muestran en el museo. La segunda planta muestra las herramientas y el trabajo que han desarrollado en el último siglo los canteros de San Felices de los Gallegos, que hicieron más hermosa su villa gracias a su artístico oficio. El piso superior acoge un documental sobre las construcciones que puedes ver alrededor del pueblo, en 10 minutos de cortometraje caminarás al encuentro de las más variadas obras que rodean San Felices y verás que es tan interesante el interior como el exterior de la población.



San Felices de Los Gallegos,

auténtico "Museo Temático de la Piedra"



La villa de San felices de Los Gallegos es un auténtico "Museo Temático de la Piedra". Así podemos contemplar, además de sus destacadas obras arquitectónicas, los numerosos vestigios de sus distintas épocas retratados en el granito, mineral natural de la zona. Los más destacados se encuentran en una de las entradas principales al pueblo, junto a la Ermita del Cordero, la más representativa de la villa: Allí encontramos el Verraco, denominado “Burro de San Antón”, de origen vettón quizá el que por su antigüedad tenga más importancia, ya que podría pertenecer a un castro prerromano vettón datado entre los siglos VI al I a.C. La siguiente joya que observaremos es el crucero de ”Las Tres Cruces”, con sus figuras estilizadas labradas en piedra perteneciente a los siglos XV al XVI, viene marcada por su tradición eminentemente religiosa, formando parte en la antigua sociedad rural de la villa, de los hitos que marcaban las procesiones y rogativas, o las estaciones de los vía crucis que, en ciertas localidades siguen delimitando todavía el recorrido de “los penitentes”. Y por último, encontramos el Calvario, una pieza de gran valor y única en la Comarca del Abadengo. En el otro extremo de la villa, cercanos al castillo y su torre, y realizando un breve paseo, encontraremos el Puente de la Rodavila, un pequeño y antiquísimo puente de origen romano con sillería de granito de dos ojos y arcos de medio punto separados por un tajamar triangular, Junto al puente se encuentran una fuente y un abrevadero, ambos de granito y todo el conjunto en un entorno natural muy relajante. Siguiendo el camino que sale del casco urbano por la Puerta del Puerto, antigua puerta de acceso a las murallas, nos encontraremos dos interesantes fuentes de origen posiblemente romano, primero la Fuente del Puerto, y un poco más a su izquierda la Fuente Oscura. Alrededor de la población podremos observar también numerosos Caños labrados en granito y datados en distintas épocas históricas.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© mesadelconde.com, Las Arribes del Águeda, S.L.,